Los Pinos vive último día como casa presidencial
Nacional

Los Pinos vive último día como casa presidencial

El inmueble dejará de ser la residencia oficial a partir del 1 de diciembre; el presidente Peña Nieto hizo el último acto oficial allí el sábado pasado.

Fue el último día de Los Pinos. En el primer minuto del 1 de diciembre dejará de ser la Residencia Oficial del Presidente de la República y en sus muros se quedarán encerrados los secretos de 14 jefes del Estado mexicano, desde Lázaro Cárdenas hasta Enrique Peña Nieto.

Desde la semana pasada el Presidente ya no vive en Los Pinos, se cambió por el rumbo de Tecamachalco, pero visita la casa de Molino del Rey. Ayer tuvo su último día de actividades en esta mítica residencia que será convertida por el nuevo gobierno en centro cultural.

El Presidente salió de la aún residencia oficial al Campo Militar Marte, donde recibió un homenaje del Estado Mayor Presidencial —que dejará de existir por orden de Andrés Manuel López Obrador— y entregó insignias a los recién ascendidos.

Más tarde, en el sur de la Ciudad de México tuvo su último acto público, en el que sin discursos inauguró el Centro Médico Naval. Ya por la noche entregó la remodelación del Archivo General de la Nación en Lecumberri y en la madrugada de hoy volaría a Buenos Aires.

Peña Nieto cerrará en Argentina su sexenio al atestiguar la firma del Tratado Comercial México-Estados Unidos-Canadá para regresar el viernes a México y entregar la Bandera Nacional a su sucesor, Andrés Manuel López Obrador.

Los Pinos está en silencio, la fotografía del presidente Peña Nieto ha sido desmontada de casi todos los muros. La mayoría de las oficinas lucen vacías, son el cascaron de lo que fueron, sin libros en los libreros, sin televisores en las paredes, sin computadoras cercanas.

La noche del pasado lunes EL UNIVERSAL visitó el interior de Los Pinos. Los andadores, las dos cabañas, la casa Miguel Alemán se perdían en la oscuridad, pero la casa Lázaro Cárdenas, donde el presidente Peña tuvo su oficina, tenía las luces encendidas.

La residencia oficial, en la que vivieron 14 jefes de Estado, ya está en silencio, sin vida, inundada por la nostalgia del fin de una era en la Presidencia de la República. Recién colocaron la estatua de Enrique Peña Nieto, del autor Antonio Castellanos Basich, en la Calzada de los Presidentes, donde están las estatuas de sus 13 antecesores.

Así, al caminar de noche por los andadores de Los Pinos todo está a oscuras. La guardia pretoriana del Presidente, implacable, integrada por el Estado Mayor Presidencial, ya no estará más. Antes, de noche, había un elemento cada 10 metros; el lunes no se veía uno solo.

El ingreso a la mítica residencia presidencial —compuesta por las casas Miguel Alemán, Lázaro Cárdenas y Adolfo Ruiz Cortines y dos cabañas— es rápida, sin rigor, sin estridencias militares como antes. El sábado Los Pinos tuvo su último gran cónclave político: Peña juntó a todos sus colaboradores y les dijo adiós.

En el salón López Mateos pidió a sus colaboradores, encabezados por su círculo más cercano donde están Luis Videgaray, José Antonio Meade, Aurelio Nuño e Ildefonso Guajardo, no criticar por criticar a su sucesor. Fue su última gran orden:

“Yo les quiero pedir…, sé que ustedes estarán a partir del 1 de diciembre en la libertad más absoluta de expresarse como cada uno quiera porque pasamos ya al ámbito de lo privado, pero les quiero pedir un favor, y es que consideren lo que les voy a decir a continuación.

Por favor, no critiquen infundadamente al nuevo gobierno. Nosotros sufrimos lo que fue eso, nosotros lo vivimos en carne propia; no les hagan a otros lo que no nos gustó que nos hicieran a nosotros. Y cuando la crítica es fundada, ni modo, se vale, pero cuando no lo es dejen que el próximo gobierno haga su trabajo. No se sumen a las campañas y a los linchamientos como ocurrió con nosotros”. Su equipo aceptó. Pasajes como este quedarán atrapados en sus muros.

La nostalgia por el fin de una época en la Presidencia de México se siente a cada paso. El moderno edificio ejecutivo, cuya contrabarda da a la esquina de Constituyentes y Parque Lira, está a oscuras, igual la Calzada de los Presidentes y la de la Democracia.

En Parque Lira ayer iniciaron obras para abrir paso peatonal para acceder a la zona de Los Pinos.

Al entrar a ese búnker ya no se escucha el barullo de antes, el ir y venir, a la carrera casi siempre, de los funcionarios que ahí trabajan. Muchas oficinas, principalmente de funcionarios de alto nivel, han quedado en cascarón, apenas se ven los escritorios y las sillas.

Enrique Peña era un “ave nocturna” que casi no dormía. Todos los días se levantaba muy temprano, recibía el parte de seguridad, revisaba en una tablet lo publicado y atendía temas diversos, entre ellos los relacionados con el sector privado, las inversiones y la generación de empleos.

Dentro de Los Pinos hacía ejercicio, al menos una hora, desayunaba ligero, casi siempre con fruta; a media mañana tomaba jugo y barras de granola con miel. La comida dentro de la residencia oficial era fuerte, abundante. Por la noche cenaba ligero: un par de quesadillas, por lo regular.

Y Los Pinos se movían a la intensidad del Presidente. Cuando trabajaba en su oficina de la casa Lázaro Cárdenas o en la biblioteca de la casa Miguel Alemán todo era intensidad, que se volvía exponencial cuando detonaron momentos de crisis como el de Ayotzinapa o la visita de Trump.

Cuando regresaba de giras el Presidente se encerraba con su staff, con gobernadores, con secretarios de Estado, con la cúpula militar, con líderes de partidos, con legisladores… Trabajaba hasta la madrugada, 2 o 3 de la mañana, para iniciar de nuevo en punto de las 7, lejos de los reflectores. Pero eso se acabó. Los Pinos está en silencio, el Presidente ya no vive ahí. En menos de 48 horas cerrarán Los Pinos.

Último día. Ayer, en el Campo Militar Marte el presidente Peña Nieto convocó a los integrantes del Estado Mayor Presidencial a seguir forjando con lealtad y patriotismo el prestigio de las Fuerzas Armadas del país.

“En esta nueva etapa de la República, los convoco a seguir forjando con lealtad y patriotismo el prestigio y la grandeza de nuestras Fuerzas Armadas. Sé que siempre llevarán consigo la excelencia, el orgullo y el honor de haber sido parte de esta institución única, que es el Estado Mayor Presidencial”, indicó.

Tras recibir un reconocimiento del EMP y entregar insignias a integrantes de este cuerpo militar, Peña hizo un reconocimiento personal, pues dijo que el Estado Mayor ha sido clave para el desempeño del Presidente.

Después de este acto, anoche se apagaron las luces en Los Pinos.

Fuente: https://www.eluniversal.com.mx/nacion/los-pinos-vive-ultimo-dia-como-casa-presidencial

29 de noviembre de 2018

About Author

admin


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A fondo
INDUSTRIAS MÉXICO

El sitio dónde encuentras las noticias más relevantes de los sectores de: Negocios, Finanzas, Emprendimiento, Economía, Inmobiliarias, Automotriz, entre otras.

contacto@industriasmexico.com.mx